Los Reynolds de Miguel

(Primera parte de Los Reynolds en España)

(Página 06-a) (9ª Generación)

 

Carlos Juan Reynolds Esteban, hijo de Roberto Rafael Reynolds Pérez-Montalvo, nieto de Robert Reynolds Hunter, biznieto de Thomas William Reynolds Johnson, y tataranieto de Thomas Reynolds.

 

R-9.- CARLOS JUAN REYNOLDS ESTEBAN, hijo de Roberto Rafael Reynolds Pérez-Montalvo, (Ver página 05: Los Reynolds Pérez-Montalvo), nació en Estremoz el día 14 de febrero de 1884, y murió en su casa de Badajoz el día 26 de enero de 1958.

 

Carlos en 1894.

 

Desde pequeño, estudió interno en el Colegio de los Jesuitas de Porto, Portugal.

 

Carlos Reynolds Esteban.

 

Posiblemente, en dicho colegio, hizo la "Primera Comunión", a la edad de 11 años. Por una carta de su madre, sabemos que aquel día no pudieron acompañarle sus padres. En su lugar enviaron a una tal Miss Mello y a su hermano Roberto.

Incluyo copia de la carta, enviada por Carlos Juan Reynolds Fernández, el día 21 de Abril de 2007.

 

(Carta aportada por Carlos Juan Reynolds Fernández. Abril de 2007)

 

El texto dice:

Estremoz, 14 (Abril?) 1895

Mi querido Carlos:

Cuando recibas esta, ya estarás hecho un santo, y por tanto, más digno de pedir por todos.

Pídele al Sr. Que nos haga buenos y nos de salud y que te libre de las asechanzas del enemigo.

Pídele de todo corazón ser (ayuda?) de la familia que no tengan las ideas tan religiosas como es debido, que el Sr. los ilumine.

Esto se lo pides a Dios cuando estés en la Iglesia y de todo corazón.

Dime si tuviste mucha sorpresa cuando viste a Roberto.

Tu papá no pudo ir porque le precisó ir a España, y por eso fueron Miss Mello y Roberto, a acompañarte en tu feliz día de recibir al Sr.

Él te haga tan bueno como yo le pido, para que le ayudes haciendo mucho bien a tus semejantes.

Yo también tuve mucha pena de no ir a estar contigo mañana, pero tengo mucho que hacer en estos días y no me era posible, pero te acompaño en el pensamiento, pero desde aquí pido a Dios por ti y es lo mismo.

Todos te mandan muchas memorias, y Mariana y Ezequiel y Emilia.

Querido hijo, recibe muchos abrazos de tu mamá

Rita.

Meu Querido Carlos.

Alegrome que a manha estejas santo e sinto nâo poder estar con tigo mas si Deus quezer muito pronto nos vemos. Entanto aceita un abraço da tua irma.

Mathilde.

 

ooooooOOOoooooo

 

Fue a los 16 años de edad, cuando fue expulsado del citado colegio, por pegar a uno de los sacerdotes que intentó agredirle a él. Otras versiones apuntan a que dicho cura se propasaba con algunos alumnos, cosa que en aquella época no podía decirse ni denunciarse. Según se decía, salió en defensa de algún compañero.

Aunque dicha expulsión pudiera suponer una vergüenza para la familia, en el entorno social de su época, me consta que toda la familia se solidarizó con Carlos y le apoyaron moralmente.

Desde muy joven descubrió sus dotes para la música, y tras la expulsión del colegio religioso portugués, fue enviado a estudiar Cultura General y Música a la ciudad alemana de Mainz, donde continuó sus estudios de Violín. Después de pasar allí unos nueve años, llegó a ser un excelente músico.

Al salir de Estremoz para iniciar el viaje a Alemania, comenzó a escribir un diario, anotando que salía para Mainz el día 7 de Septiembre de 1900, como puede verse en las fotos del diario que siguen. Tenía 16 años.

 

 

En las primeras hojas dice que salió de Estremoz el día 7 de septiembre de 1900 hacia Lisboa, donde tomaría el tren con destino a Lisboa. Pasó el día 8 en Lisboa, y el 9 por la mañana subió al tren en compañia de una tal "Madmoiselle Hilies", probablemente una señora francesa que lo acompañaría en el viaje. Pasaron la frontera española cerca de Salamanca, y pasaron la noche en Madrid. Comenta que le parecen áridas las primeras tierras españolas que cruzan, pero se asombra de la belleza de las montañas que ven al pasar por los Pirineos.

Espero leer más páginas de este diario y comentar lo que encuentre interesante.

Aparte del diario, viajaba con una cámara de fotos con la que recogió datos gráficos de sus viajes y de su vida en Alemania.

 

Recuerdo de su paso por Madrid. Probablemente tomada desde su hotel.

 

Visitó el "Funicular del Tibidabo" en Barcelona.

 

Vista del puerto de Barcelona.

 

Curiosa foto de soldados alemanes.

Envió más fotos de su viaje, que estaban reunidas en un par de álbumes que se encontraban en el cortijo de Don Juan. Entre otras, recuerdo una foto del río Rin a su paso por la ciudad de Mainz. En febrero de 1987 estuve en Mainz por asusntos de trabajo y reconocí el lugar desde el que mi abuelo realizó aquella foto.

 

Esta foto fue hecha por mí en Mainz, el día 12 de febrero de 1987, justo en el mismo sitio donde mi abuelo Carlos hizo la suya.

 

Durante ocho años más, siguió viajando a Alemania, donde pasaba largas temporadas estudiando, hasta llegar a ser considerado un violinista virtuoso.

Una de las primeras cartas que envió a sus padres desde Mainz, refleja la dura adaptación a una tierra y unas gentes tan diferentes. Aunque el diario está escrito en español con una letra excelente, aunque con algunos deslices ortográficos, esta carta la escribe en portugués, con similares deslices. Algunas palabras están ilegibles por mala conservación de la copia que me llegó.

 

Trascribo lo que he podido traducir de la carta:

<< Mainz, 4 de octubre de 1900.

Mis queridos papás:

Veo con placer por las cartas que de ahí recibo que continúan todos con buena salud. Yo gracias a Dios puedo decir otro tanto, y me encuentro bien aquí. Al principio de estar aquí no podía tragar esto; me daban una especie de fiebres que si no fuera por el arroz que ellos tienen era capaz de devorar mis "biffer" (?) y volver a hacer el camino de vuelta de país en país con el "bebecco" (?) debajo del brazo.

Esta mañana me sentía poeta y conversaba con mi chaleco.

En esta tierra maldita, eres tú mi ente (ser) querido.

Solo a ti puedo, y comunico todos mis sentimientos.

Tú me respondes con ternura, y es grande tu expresión.

Eres tú el amigo fiel que llora mi sentimiento.

Cuando se está lejos de la patria natal, no se forman más que poesías a cualquier cosa, por lo menos es lo que me pasa. Tengo algunas otras (poesías) pero no ... ... ... pero voy a mandarles estas muestras solo para ver si estoy (soy) poeta.

No las tengo (las poesías) con amores.

Ni tampoco las hago rezando.

Pues aspiras a imposibles.

Que te están martirizando.

No me atraía así, Sevilla.

La feria ni la Giralda.

Es que me abraza, chiquilla.

La expresión de tu mirada.

Para que te vería yo.

Y tuve sueños dorados.

Para ahora padecer.

Lo que antes he soñado.

Como estas tengo muchas, pero tengo miedo de mandarlas porque no son más que majaderías; y estas que ahí van no lo son, a mi parecer, porque sabemos que fui educado en "Campolide" (¿Campo-acuerdo?) + Amén.

Sin más por hoy repito que estoy bien aquí, y que si no hablo algunas veces bien de esta gente es porque estuve con fiebres altas. La verdad es que es triste no tener más amigos que el Padre (sacerdote) y el chaleco.

Mando muchos besos a los hermanos, y recibí las pinturas que son superiores a las de Murillo.

Muchos (besos) a todo ahí, incluida doña María José y su esposo, y un fuerte abrazo para ustedes de vuestro hijo "queridiño" que es muy "bonitiño". Carlos (Poeta contemporáneo) >>

 

A continuación algunas fotos de Carlos en Alemania con sus compañeros y profesores de música.

 

Carlos en un grupo de alumnos y profesores.

 

Ampliación de la foto anterior.

 

 

Detalle de la anterior.

 

 

 

 

También aprendió a construir los violines, y llegó a montar en su casa un taller donde construyó algunos violines que fueron buenas imitaciones de los famosos Stradivarius. También pasó un tiempo en París estudiando francés, y durante un par de años vivió en Gran Bretaña, mejorando el idioma de sus abuelos.

Hablaba y escribía correctamente inglés, francés, alemán, portugués y español, por lo que inevitablemente hablaba con bastante acento extranjero.

Cuando regresó a Portugal, ayudó a su padre en la administración de los negocios que tenía en España y Portugal.

Así conoció a Don Leopoldo de Miguel, un prestigioso abogado español que vivía en Badajoz, a quien su padre había confiado las gestiones de tipo legal de sus asuntos.

Un hermano de don Leopoldo, llamado Regino, era uno de los mejores médicos de Badajoz, director del Hospital San Sebastián de aquella ciudad, y que casualmente veraneaba con su familia en la playa de la Granja, situada entre Lisboa y Oporto, muy cerca de Figueira da Foz, donde veraneaban los Reynolds.

Allí conoció Carlos a una sobrina de Don Leopoldo, llamada Gloria de Miguel Martínez que había nacido en Badajoz el día 26 de marzo de 1892.

Ella era hija del Dr. Regino de Miguel Guerra y de María Martínez Jugo, de cuyas familias pueden verse más datos en la página de la Familia De Miguel.

Ver Familia de Miguel

 

 

 

Gloria era una joven de gran belleza y exquisita educación, que afortunadamente impresionó al músico, y se consolidó la pareja.

 

 

 

Grupo de jinetes junto a uno de los pilares del puente viejo sobre el Río Guadiana en Badajoz. El primero por la derecha puede ser Carlos Reynolds Esteban. El resto, pertenecen a la familia Albarrán. Foto y datos aportados por Rafael Valverde, descendiente de la familia Pérez-Montalvo. (Abril de 2007)

 

Ampliación de la foto anterior.

 

El mismo grupo con Badajoz de fondo.

 

 

 

Ampliación de la foto anterior.

 

Poco tiempo después, ambos tomaron la nacionalidad portuguesa, y se casaron el año 1911, decidiendo vivir en Estremoz, en una casa que puede verse en la foto que sigue, situada en los números 8 y 10 de la calle San Pedro.

Incluyo copia de la nota que se acostumbraba a enviar a las familias amigas, participando el evento y ofreciendo la nueva casa.

 

Gloria de Miguel y Carlos Reynolds, recién casados.

Foto enviada por Germán Reynolds Puebla el 21 de febrero de 2013.

 

 

Ampliación de la anterior.

 

La casa de Carlos y Gloria en Estremoz.

(Foto aportada por Jorge Reynolds Bueno)

 

También pasaban grandes temporadas en la finca llamada Don Juan, que Carlos había heredado de su padre, situada en el término de Casa Branca, cerca de Estremoz.

En aquella finca hemos disfrutado varias generaciones, pues muchos de mis primos y yo mismo, tuvimos la suerte de pasar allí muchas vacaciones y temporadas de caza, experiencias que nunca olvidaremos.

La foto que sigue, también aportada por Jorge Reynolds Bueno, muestra una vista del cortijo en sus primeros tiempos, con un grupo de empleados, y familias que vivían allí, dedicados a los servicios de la finca.

(Foto aportada por Jorge Reynolds Bueno)

 

Las que siguen, fueron tomadas por mí en el mismo sitio, pero muchos años después.

El que saluda es José Gutiérrez Maeso, y a su lado Álvaro Reynolds. Año 1965 aprox.

 

Los recuerdos que tengo de las temporadas pasadas en Don Juan, son de los mejores de mi vida, y supongo que no soy el único de la familia, por lo que incluyo más imágenes del cortijo y su entorno. Lamento que algunas no se vean bien, pero proceden de diapositivas que hice por los años 60 del pasado siglo, y perdieron calidad. No obstante, espero que traigan buenos recuerdos.

 

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

El mismo sitio, con las flores habituales de la temporada.

(Foto aportada por Jorge Reynolds Bueno en Enero de 2008)

 

Al fondo Carlos Reynolds Esteban, con pamelas: Angelita Reynolds y Cristina Puebla. Con el pañuelo en la cabeza, Gloria de Miguel, y el niño, probablemente es Carlos Reynolds Puebla.

(Foto aportada por Jorge Reynolds Bueno en Enero de 2008)

 

 

Fachada principal.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Otra vista de la fachada principal del cortijo. Carlos y Gloria con su hija Angelita (con sombrero) y su nuera Cristina Puebla.

(Foto enviada por Jorge Reynolds Bueno el día 31/12/2007)

 

Detalle de la foto anterior.

 

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Matilde Reynolds de Miguel con su marido.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Angelita Reynolds de Miguel posa junto al coche de su padre. Al fondo la fachada del cortijo.

(Foto aportada por Jorge Reynolds Bueno en Enero de 2008)

 

María Reynolds Duque echando triguillo a las palomas colipavas. En la fachada, falta la parra que se ve en la anterior.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Olga Reynolds Duque en una esquina del salón.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

En la foto Javier Álvarez ojea algún libro antiguo.

En la parte de abajo de la librería que se ve al fondo, estaban los álbumes con fotos y postales enviadas por mi abuelo Carlos cuando estuvo en Alemania desde 1900 hasta 1909.

 

Otra parte del salón.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Pepita Duque, haciendo punto junto al horno del pan.

 

 

Antonio Risso y su mujer, Clementina, guardas de Don Juan, y fieles colaboradores de la familia.

 

María Reynolds Duque y Clementina.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Entre las dependencias del cortijo de Don Juan había una capilla que llegó a ser parroquia de aquella zona, y en la que hicimos la primera comunión mi hermana Gloria y yo, así como algunos de mis primos.

Junto a la capilla, la bodega. (Ver el cuadro de Eduardo Reynolds Fernanádez con este motivo)

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Recordatorio de la bendición de la Capilla de Santa Rita de Cassia.

 

Otra imagen más primaveral de la capilla.

(Foto enviada por Jorge Reynolds Bueno el día 31/12/2007)

 

Detalle de la foto anterior: Gloria de Miguel, Angelita Reynolds, Cristina Puebla y Carlos Reynolds Puebla.

 

 

Vista de la entrada al cortijo.

(Foto enviada por Jorge Reynolds Bueno el día 31/12/2007)

 

Apunte sacado del Catastro donde se define la ubicación de la finca.

(Foto enviada por Jorge Reynolds Bueno en junio de 2015)

 

Riachuelo que pasa junto al monte donde está Don Juan.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Ford Mercury Coupé de 1951. Último automovil adquirido por Carlos Reynolds Esteban.

 

Carlos Reynolds Esteban, en Don Juan, año 1956, hablando con el guarda de la finca, "El tío Domingo" (Padre de Antonio Risso)

 

Una de las principales fuentes de ingresos de la finca era la explotación del corcho, y la "Saca" era una de las actividades, que cada año se repetía como una ceremonia, y de la que recojo algunos momentos:

 

Comienza el proceso.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Se retiran las primeras corchas.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Los alcornoques se van desnudando.

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

El carro que lleva las corchas a la "Pila"

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Árboles marcados con el Nº 7 (Año 1967)

(Diapositiva de Roberto Reynolds Duque)

 

Detalle de la foto anterior.

 

En Julio de 1936, toda la familia Reynolds de Miguel pasaba las vacaciones de verano en la playa portuguesa de Cascais, cerca de Lisboa. Allí recibieron la noticia del inicio de la Guerra Civil española, y pocos días después, Carlos y Gloria vieron cómo cuatro de sus hijos, Carlos (23 años), Manolo (22 años), Roberto (20 años) y José (18 años), iniciaban viaje hasta la frontera de Caia en Elvas, donde esperaron a que las tropas de Franco entraran en Badajoz, para unirse a ellas.

 

Carlos con su pistola al cinto, a la izquierda del grupo.

En plena Guerra Civil, Carlos Reynolds Esteban, el segundo por la derecha, con corbata y pistola al cinto, visita a sus hijos Carlos y Roberto. Carlos es el primero por la izquierda, y Roberto el primero por la derecha. En el centro, con gafas, Miguel Muzquiz, marido de María de Miguel, (Cuñada de Carlos). La foto fue tomada en Granja de Torre Hermosa, Octubre de 1936.

(Datos facilitados por Mercedes Reynolds Fernández - Mayo de 2007)

 

Inserto aquí un episodio realmente curioso, ocurrido hacia 1941, cuando cierta persona, que alguien ha podido relacionar con nuestro abuelo Carlos Reynolds Esteban, intervino en una operación secreta relacionada con el exilio del Rey Carolo II de Rumanía.

Yo no comparto esta creencia, tal como concluyo más abajo.

Esta información ha sido aportada por Carlos Juan Reynolds Fernández, nieto de Carlos R. Esteban, y aunque estoy seguro que de ser él, mantendría tan absoluta discreción que nadie de la familia lo sabría jamás, ahora sale a la luz como resultado de las investigaciones de diferentes historiadores, y está suficientemente contrastada para incluirla entre los eventos interesantes de nuestra familia.

De forma resumida: El rey Carolo II de Rumanía abdicó del trono y huyó de su país poco antes de que las tropas de Hitler lo ocuparan. Se refugió en España, y el gobierno de Franco, amigo del régimen nazi alemán, lo confinó en Sevilla. Sintiéndose vigilado y temiendo ser entregado a los alemanes, hizo gestiones para viajar a Lisboa, pero Salazar, conociendo su parentesco con los desaparecidos reyes de Portugal, rechazó su petición de amparo oficial.

Sin embargo, Carolo se hizo con un potente automóvil, y un día salió de Sevilla para visitar Llerena, despistó a la policía secreta española que lo seguía, y tras pasar Santa Olalla, se desvió por Fregenal y Jerez de los Caballeros, hasta llegar a Olivenza, y desde Almendral. Allí dejó el coche en una finca fronteriza, a orillas del río Guadiana, y se reunión con alguien, que le esperaba para ayudarle a cruzar a Portugal. Después de aquella aventura, Carolo vivió en Lisboa hasta el final de sus días.

Tras buscar datos en Internet, relacionados con este evento, he recogido una amplia información que dejo en un anexo de esta página, para quien quiera profundizar más en este asunto.

Ver: La fuga del Rey Carolo II

Mi particular opinión:

En mi opinión, Carlos Juan Reynolds Esteban, no era ningún agente secreto al servicio de la corona británica. Era un súbdito británico, nacido en Portugal, y nacionalizado portugués al casarse. Se dedicaba a administrar sus fincas en España y Portugal, y a cuidar a su gran familia. Cuatro de sus hijos habían hecho la Guerra Civil Española a las órdenes de Franco, amigo del régimen Alemán, y él mismo había pasado en su juventud más de nueve años en Alemania estudiando música.

Carlos dominaba varios idiomas, y eso en aquella época lo convertía en una persona extraordinaria. Hablaba perfectamente Inglés, Alemán, Portugués, Francés y Español, y eso le abría muchas puertas y seguramente fue motivo de que lo molestaran en más de una ocasión.

Tampoco creo que supiera realmente muchos pormenores del personaje que necesitaba ayuda, ni creo que eso le importara gran cosa. Carlos, además de ser un virtuoso violinista, era un hombre pacífico y bueno al que sus trece hijos adoraban, y que con su cariño supo mantener unida a toda la familia.

Pero sobre todo, ahora sabemos que otro familiar, llamado Victor Reynolds, si se dedicó a colaborar con los servicios secretos británicos en aquellas mismas fechas. Para más información ver el apartado:

33.- Víctor Reynolds en tiempos de la II Guerra Mundial

Estoy seguro que no fue Carlos sino Victor Reynolds el que ayudó al Rey Carolo, o en todo caso fue una colaboración puntual, a petición de Victor.

 

ooooooOoooooo

 

Los hijos de Carlos Reynolds Esteban y Gloria de Miguel Martínez comenzaron a llegar viviendo en Portugal, pero cuando se acercaba la hora del parto, Gloria se desplazaba a Badajoz para ser atendida por su padre, que seguía dirigiendo el Hospital San Sebastián de aquella ciudad. Por eso los hijos mayores, nacieron en España y fueron nacionalizados como españoles. Los partos eran muy buenos y Gloria tenía bastante facilidad para alumbrar a sus hijos, por lo que a partir de uno de ellos, el resto nacieron en Portugal, y tuvieron nacionalidad portuguesa. En doce partos tuvo 13 hijos:

R-9.01.- Gloria Reynolds de Miguel

R-9.02.- Carlos Reynolds de Miguel

R-9.03.- Manolo Reynolds de Miguel

R-9.04.- Mercedes Reynolds de Miguel

R-9.05.- Roberto Reynolds de Miguel (Ver R-10 - Los Reynolds Duque)

R-9.06.- José Reynolds de Miguel

R-9.07.- María Reynolds de Miguel

R-9.08.- Alfonso Reynolds de Miguel

R-9.09.- Ramiro Reynolds de Miguel

R-9.10.- María de los Ángeles Reynolds de Miguel

R-9.11.- Matilde Reynolds de Miguel

R-9.12.- Juan María Reynolds de Miguel

R-9.13.- Álvaro Reynolds de Miguel

 

Para acceder a las páginas de cada uno de los 13 hermanos, pinchar el siguente enlace:

07-Los 13 hermanos Reynolds de Miguel

 

Algunas fotos de la familia Reynolds de Miguel:

 

Gloria de Miguel y sus dos hijos mayores.

 

Gloria y Carlos.

 

Gloria, Carlos, Manuel, Mercedes, Roberto y José en brazos de la niñera.

 

Manuel, Roberto, Gloria, Mercedes con su abuela Rita, y José en brazos de Carlos.

 

Los seis mayores.

 

 

Carlos y Mercedes.

 

Gloria y Manuel.

 

Roberto y José.

 

Como no podía ser de otro modo, los pequeños heredaron algo de pasión por la música.

 

 

 

Roberto.

 

Gloria con sus seis hijos mayores.

 

Cuando se hizo esta foto, Gloria ya tenía siete hijos.

 

 

María, Roberto y Mercedes.

 

 

 

Los trece hermanos en Estremoz, el día 8 de Enero de 1934

 

Ramiro, María y Alfonso.

 

 

 

Como era de suponer, toda la familia se desplazaba en dos buenos coches de la época, como se ve en estas fotos tomadas cerca de Estremoz:

Gloria, Carlos, Manuel, Mercedes, Roberto, José, María, Alfonso, Ramiro, Matilde, Angelita, Juan María y Álvaro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otra foto de los trece hermanos con sus padres. Estremoz al fondo. (Necesitaban varios coches de la época para viajar todos juntos)

 

Las siguientes fotografías fueron tomadas en las frecuentes cacerías y excursiones:

 

 

 

 

De caza en Don Juan.

 

 

Gloria de Miguel, en la gran chimenea de uno de los salones de Don Juan

 

Almuerzo durante una cacería en Don Juan. María, Roberto, Carlos, Juan Cuellar y Manolo.

 

 

Álvaro, Gloria hija, Gloria (Madre), Matilde, Angelita, Ramiro, Carlos (Pdre), Juan Cuellar y Juan María.

 

 

La familia Reynolds de Miguel, tenían una gran vivienda en la Plaza de España de Badajoz, justo enfrente de la Catedral, en la manzana situada entre las calles Zurbarán y la de Ramón Albarrán.

 

A la Izquierda, la fachada de la casa familiar.

 

Esta casa, fue de D. Regino de Miguel, padre de Gloria de Miguel Martínez. Tenía su residencia y su consulta médica en la primera planta, y le cedió la segunda, a su hija Gloria para que fuera la sede de la familia Reynolds-de Miguel.

Tras la muerte de Regino y su mujer, su hija Carmen de Miguel siguió viviendo en la primera planta hasta el final de sus días, conservando intactas las habitaciones que fueron la consulta y clínica de su padre con todo su instrumental médico. Los balcones que se ven en la foto de arriba, pertenecen a la sala de espera y consulta. Desde ellos, durante muchos años, los nietos y viznietos de Don Regino contemplábamos los desfiles y procesiones de Semana Santa y festividad del Corpus.

En la planta baja, se habilitaron unos locales comerciales, que durante muchos años fueron oficinas del negocio de Juan Cuellar, marido de Gloria Reynolds de Miguel. Entre el mobiliario de aquellas oficinas existía una impresinoante "caja fuerte" de acero, de casi dos metros de altura y un par de toneladas de peso. La llave de la puerta de aquella caja es hoy una curiosa pieza de museo que conserva João Carlos Reynolds Pires Marques en Lisboa.

 

(Foto enviada por João Carlos Reynolds Pires Marques en Enero de 2013)

 

Años más tarde, aquellas dependencias pasaron a ser una sucursal del Banco Mercantil e Industrial, como puede verse en la foto, más arriba.

 

Vista parcial del comedor principal. La mesa, actualmente propiedad de la familia Reynolds Puebla, es toda de caoba, y el enorme tablero de casi dos metros de largo es de una sola pieza. Solo hay otra igual que se encuentra en el palacio del Pardo de Madrid.

 

Vista parcial del salón.

 

Gloria, despachando con Juliana, la cocinera, en la cocina de la casa familiar de la Plaza de España de Badajoz.

 

Gloria de Miguel con sus cinco hijas.

 

Carlos Reynolds Esteban con sus ocho hijos varones.

 

Carlos y Gloria con sus trece hijos.

 

Probablemente, la última foto de los 13 hermanos Reynolds de Miguel con sus padres.

 

Fotografía del cuadro "Los escopeteros" de Adelardo Covarsí adquirido por la familia, y que ocupó el sitio de la cortina que se ve al fondo de la foto anterior.

(Fotgrafía aportada por Eduardo Reynolds Fernádez en Enero de 2008)

 

De viaje por Marruecos.

 

 

 

De caza en Don Juan.

 

 

 

Carlos Reynolds Esteban.

 

Gloria de Miguel Martínez.

 

Carlos en primer plano, en la boda de su hija Matilde. Justo detrás su hijo Roberto y su nuera Pepita Duque.

 

 

Carlos en la playa de Figueira da Foz, Portugal.

Durante todos los años que vivió Carlos, la familia permaneció muy unida. Se reunían a merendar todas las tardes, todos los días del año, y eran muy frecuentes las fiestas, cacerías, y días de campo que recuerdo como los mejores de mi juventud.

 

De carnaval.

 

Roberto Manolo y Álvaro

 

 

 

En la playa portuguesa de Figueira da Foz.

 

 

Como dije al principio, Carlos Reynolds Esteban falleció en Badajoz, el día 26 de Enero de 1958, a la edad de 74 años.

Todos sus hijos se casaron y formaron nuevas familias, que podemos ver en la página siguiente:

 

Los 13 hermanos Reynolds de Miguel

 

Los Reynolds Duque

 

Volver a Inicio